MI EXPERIENCIA EN MÚSICA CON CORAZÓN

Tengo un bebé de 7 meses y una amiga mía me recomendó la Escuela de Música con Corazón para empezar con su aprendizaje musical. Siempre pensé que quizá era demasiado pequeño para comenzar con la música, pero estaba equivocada. Decidí empezar a ir a clases con mi bebé regularmente, una vez a la semana, y desde el primer día disfrutamos mucho juntos de la música, y pude ver los avances que iba mostrando.

La Escuela de Música con Corazón es un proyecto educativo basado en la Music Learning Theory del pedagogo estadounidense Edwin Gordon. Nunca antes había oído hablar de esta metodología, pero desde que la descubrí estoy entusiasmada. La música se aprende desde el nacimiento puesto que es una lengua que conforma nuestros cerebros de manera significativa. Lo mismo que no esperamos que un niño crezca para hablarle, tampoco debemos esperar a que un niño crezca para que aprenda música. Eso es algo que aprendí desde el primer día que fuimos a las clases para bebés en Música con Corazón.

Ahora la música es parte de nuestras vidas, y eso nos ha unido mucho y ha hecho que comencemos una etapa diferente donde nos encanta interactuar a través de la música e ir creando juntos. Cada clase es diferente y mágica, las respuestas que van dando tanto mi bebé como los demás son alucinantes, nunca lo hubiera podido imaginar.

En la Escuela de Música con Corazón, la enseñanza musical deja de ser la transmisión estandarizada de razonamientos lógicos y explicaciones teóricas basadas en la partitura a través del solfeo, como hace la enseñanza musical mayoritariamente, para convertirse en una enseñanza auditiva y artística desde el primer momento, donde el alumno aprende a dar sentido a la que escucha e interpreta en un proceso de profundización totalmente individualizado.

Deja un comentario